Educar para que la donación de sangre sea una responsabilidad social

 

El CUDAIO llevó a cabo una nueva colecta de sangre en Venado Tuerto, en el edificio céntrico de nuestra Facultad Regional, por tercera vez desde el inicio de la pandemia. En esta ocasión hubo 50 inscriptos y la jornada cerró con un balance positivo por parte de los organizadores.

Como lo hacen habitualmente, se rescató que la voluntad de donar se mantiene constante, y también la necesidad de educar para que la donación de sangre sea incorporada como un hábito de responsabilidad social, y no como un hecho eventual sujeto a un requerimiento del entorno cercano del donante. A este respecto, el Dr. Néstor Manzelli, del Área Donación Regional de Hemoterapia de CUDAIO, aclaró que no se debe reservar la donación para el momento en que lo necesite un familiar o amigo. Para que la donación sea efectiva y aprovechable, y el sistema pueda funcionar correctamente, las donaciones deben ser habituales y voluntarias por parte de toda la población sana. Las unidades de sangre requieren un largo tiempo de procesamiento y análisis antes de estar listas para ser utilizadas.

Sobre la tarea que lleva adelante CUDAIO en cada colecta para incentivar la donación, Manzelli dijo que “debemos saber que 9 de cada 10 personas va a necesitar sangre en algún momento de la vida, y como no tiene reemplazo, sino que solamente puede provenir de otro ser humano sano, entonces mientras estamos sanos sería nuestra responsabilidad social poder donar. Se puede donar cuatro o cinco veces por año, pero con hacerlo una o dos veces anualmente, es suficiente como para lograr un hábito”.